Tortillas caseras

Tortillera

En México hay una tortillería en cada esquina. Aquí hay panaderías, con muchos tipos de pan, algunos muy ricos.

Pero no hay tortillas. Por eso, si se quiere comer un rico taco, uno mismo tiene que hacerse sus tortillas.

Mi receta casera para diez tortillas es:

Ingredientes: 50 gr de harina de maíz de marca Maseca y 50 gr de harina de maíz de marca PAN, una pizca de sal y la misma cantidad de agua que de harina (un vaso grande). 

Aunque parezca extraño, después de muchas pruebas las mejores tortillas me han salido mezclando las dos marcas de harina.

Procedimiento:

1.- Poner la plancha muy caliente.

2.- En un recipiente mezclar los dos tipos de harina con la pizca de sal, el agua templada y amasar hasta obtener una consistencia suave y uniforme.

3.- Hacer bolitas con la masa y pasarlas por la tortilladora.

4.- Ponerlas en la plancha.

5.- Cuando cambie ligeramente de color blanco a amarillo se le da una vuelta.

6.- A los diez segundos se le da una segunda vuelta.

7.- A los diez segundos le damos una tercera vuelta.

8.- Se deja unos treinta segundos más y se retira (normalmente suelen inflar como una tortuga).

En un ratito podemos tener nuestras tortillas caseras para regalarnos unos ricos tacos.

 

Salsa ligera de chile de árbol

Aquí en España el paladar es muy sensible al picante en comparación con el nuestro, acostumbrado desde escuincles a los chiles.

Por eso mi primera receta es una salsa de chiles ligerita y muy sencilla de hacer:

Ingredientes: 3 tomates pera, ¼ cebolla, 1 diente de ajo, 1 chile de árbol, Pizca de sal.

Preparación:

1.- Una vez lavados los tomates se ponen a asar en la plancha o en un sartén a fuego alto, dando vueltas de vez en cuando hasta que la piel del tomate tenga un color quemado. Se retira del fuego y se les quita la piel.

2.- Hidratar el chile de árbol en agua caliente durante cinco minutos.

3.- Licuar los ingredientes en la licuadora y reservar en un recipiente.

Facilísimo.

Cuantos más chiles, más picosito 🙂

¡Hola mundo!

Hola,

Como muchos mexicanos, vivo fuera de México.

Para mí, la comida es una forma de regresar a mi país, por eso cada día intento preparar platillos de mi tierra.

Mi esposo, que me quiere mucho, dice que cocino muy bien. Y aunque a él no le gusta el picante, todos los días come mis platillos mexicanos.

Ahora me dice que escriba mis recetas en un blog para que así pueda recordar mi México lindo, querido y sabroso. Y eso intentaré hacer aquí: escribir mis recetas mexicanas para no olvidar nunca el sabor de mi tierra.

Rebozo